ESTADOS UNIDOS Y NARCOTRAFICO SE ARTICULARON EN PLAN DE INCURSION TERRORISTA


VENEZUELACOOL.COM.VE - Estados Unidos, la extrema derecha venezolana y el narcotráfico colombiano articularon las frustradas incursiones terroristas en territorio venezolano, reveló el vicepresidente sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez.

Indicó que el diputado opositor Juan Guaidó se ha aliado con diversos factores, que conforman un triángulo criminal, con el propósito de derrocar el gobierno del legítimo presidente Nicolás Maduro, así como a asesinar a altos funcionarios del Gobierno y del Alto Mando Militar.

Desde el Palacio de Miraflores, en Caracas, detalló que en uno de los vértices de este triángulo se encuentra el presidente de EEUU, Donald Trump, junto al vicepresidente Mike Pence; el secretario de Estado, Mike Pompeo; el enviado especial Elliot Abrams, el Departamento de Justicia, la Agencia para el Control de Drogas (DEA) y empresas de seguridad estadounidenses, como Silvercorp.

En otro vértice están los dirigentes de la extrema derecha venezolana, entre los que mencionó al diputado Hernán Alemá; los fundadores de la fundación Futuro Presente, Jon Goicoechea y Juan Torres, así como el partido Voluntad Popular.

Durante una rueda de prensa, el vicepresidente sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, difundió un audio, obtenido gracias a los trabajos de contrainteligencia de los cuerpos de seguridad del Estado venezolano, donde Hernán Alemán afirma que los referidos contactos telefónicos fueron efectuados durante un brindis en la embajada del ex-encargado de negocios de los Estados Unidos para la República Bolivariana de Venezuela, James Story.


LOS VÉRTICES DE UN «TRIÁNGULO CRIMINAL»

De acuerdo con las líneas de investigación trazadas por el Gobierno Nacional, el primer vértice del «Triángulo Criminal» contra la República Bolivariana de Venezuela está integrado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el secretario de Estado, Mike Pompeo, el vicepresidente Mike Pence, el enviado especial, Elliot Abrams, y el presidente de la República de Colombia, Iván Duque, así como por la CIA y la DEA.

El segundo vértice del triángulo -prosiguió Rodríguez- está conformado por el militar desertor de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Clíver Alcalá Cordones, por el narcotraficante colombiano, Elkin Javier López Torres (alias “Doble Rueda»), por el narcotraficante Yoel Palmar (prófugo de la justicia venezolana, residenciado en República Dominicana, y que, además, contaba con una credencial del Ministerio Público otorgada por la exfiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz), y por José Alberto Socorro Hernández (alias Pepero), agente de la DEA.

Por último, el tercer vértice del triángulo está constituido por los integrantes de la ultraderecha en Venezuela: Juan Guaidó, Hernán Aleman (diputado a la Asamblea Nacional por el Circuito 10 del estado Zulia), Yon Goicoechea y Juan Torres, éstos dos últimos, son conocidos por ser dueños de la fundación Futuro Presente.

En el material, Alcalá indicó su intención de utilizar el contrato mercenario firmado por el diputado en destacado, Juan Guaidó, con el contratista de Silvercorp USA, Jordan Goudreau, así como en contra del asesor de político, Juan José Rondón, por el implimiento de los plazos acordados en el texto, sometido a la leyes de EEUU.

“Aquí hay un contrato. El peo con el contrato era esto. Él dice, bueno JJ (Rendón) no puede nada porque él tiene que explicarle al mundo y al país por qué en su cuenta hay $300 millones, pudo haber financiado esto, pero no financió nada”, precisó y señaló que el dinero para la ejecución del plan vino por donaciones.

Este audio confirma que tanto Alcalá, vinculado al narcotráfico colombiano, y el parlamentario del partido Acción Democrática (AD) por el estado Zulia, estuvieron en los preparativos de Operación Gedeón, frustrada por la inteligencia venezolana el pasado domingo 3 de mayo en el estado La Guaira.

También, la conversación prueba que los mismos buscaron financiamiento para sostener los campamentos de entrenamientos de los mercenarios, hasta que Alcalá fue extraditado a EEUU.

En ese orden, indicó que el plan incluía destruir el Palacio de Miraflores y que varios inversionistas “depositaron a JJ Rendón 300 millones de dólares” para financiar la operación terrorista, sin embargo, acusó Rendón por no suministrar el dinero.

“Hubo resistencia de que destruirían el Palacio (de Miraflores), pero como lo dejaba muy mal, tuvo que firmar. Ese contrato firmado por él faculta la participación de grupos, como ellos dicen ese contrato solo lo podemos garantizar nosotros porque ellos no cumplieron, Guaidó no cumplió el contrato”, expresó Alcalá.

También, aseveró que la estrategia golpista contemplaría conformar un gobierno provisional que duraría unos 18 meses, tal y como lo establece el contrato difundió en días recientes por Goudreau, quien se atribuyó la fallida invasión y afirmó que demandaría a Guiadó por incluir el contrato, específicamente, los aportes económicos acordados para su empresa y grupo de mercenarios.

El pasado viernes 15 de mayo el blog de investigación La Tabla divulgó una notificación de cobranza emitida cinco días antes de perpetrar la frustrada incursión terrorista, del despacho legal, Volk Law, ubicado en la Florida, EEUU, remitida al diputado a Guaidó, por el pago vencido de $1,5 millones adeudado a la empresa Silvercorp USA por el contrato firmado entre el dirigente y Goudreau, para ejecutar el asesinato de Maduro y otros funcionarios venezolanos, otra prueba que valida la existencia del contrato.

“El contrato que firmó Guaidó era de 18 meses. Ellos ingresan (los paramilitares), este era el número de participación y aquí aceptan. Pero el objeto de ellos aquí en el contrato es la firma contra grupos terroristas”, comentó en el audio en el que también interviene un sujeto no identificado.

Disolver la Fuerza Armada Nacional Bolivariana

Por otra parte, la intención de los terrorista era acabar con la FANB sustituyéndola por una fuerza mercenaria manejada por Goudreau, y dedicarían al saqueo de instituciones públicas y privadas para garantizar 14 % de los recursos que establece el contrato.

En las acciones violentas participarían activamente los exboinas norteamericanos, Luke Deman y Erin Berry, quienes fueron capturados el pasado 4 de mayo en Chuao, estado Aragua, tras la fallida incursión terrorista.

“Es el peo de los gringos. Nuestro objeto principal es eso, pero no con tropas nuestras, con un consejero como lo tengo yo ahorita. Vamos a tener aquí unas escuelas, de 100 vamos a escoger a tres (militares de la Fuerza Armada). La FANB sería contrataria”, dijo el exmilitar.

Luego de ejecutar la disolución de la FANB, persecución institucional y garantizar la seguridad, evaluarían la viabilidad económica, financiera y la gobernabilidad política.

Habló además de tres elementos en los que se centraría una coalición restauradora de unidad nacional que tendría asesoramiento externo (Silvercorp) para perseguir grupos y hostigar al poder Ejecutivo, Judicial y Legislativo.

Intereses económicos y financieros

“Dos grandes empresas coordinadoras del billete. Aquí hay 1, 2, 3, 4, 5, están son las coordinadoras que coordinan. Todas estas empresas y cada una de estas empresas tiene un objetivo para la restauración del país, y van haber solo empresas intencionales que tienen un objetivo esencial, el problema logístico”, aseguró el terrorista, quien el pasado mes de marzo reveló la existencia del contrato tras quedar en evidencia por pruebas presentadas por las autoridades venezolanas.

Asimismo, mencionó que entre los financistas del plan se encuentra la oficina estadounidense de Administración y Control de Drogas (DEA) y por los menos dos empresarios venezolanos. Dijo también que la ruta del plan era de hasta tres años mediante un contrato “al que va a quedar atado al gobierno provisional de coalición nacional”.

Al respecto, el vicepresidente Rodríguez detalló que “ya tenemos confirmado el nombre de dos (empresarios)”, y recalcó que el diputado Hernán Alemán tiene nexos económicos y amistosos con el círculo cercano de la exfiscal prófuga de la justicia, Luisa Ortega, su esposo, el exdiputado, Germán Ferrer, y su testaferro, Zaid Amundaray.

“Dice que estuvo en su embajada, estuvo en un brindis y que usted lo puso hablar con un funcionario de la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés)”, seguramente recibió instrucciones de este plan, acotó el funcionario del gobierno nacional.

Rodríguez explicó, de acuerdo a la declaración filtrada, que solo recibirían contratos supuesto gobierno provisional en materia de servicios aquellas empresas que pusieron planta para asesinar al Presidente y altos gobiernos, y denunció que el ex encargado de negocios del gobierno norteamericano en Venezuela, James Story, celebró una recepción con Alemán a propósito de este plan.

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Sitio desarrollado por el Lcdo. Ángel Salcedo. Imágenes del tema: hdoddema. Con la tecnología de Blogger.